Pedir ayuda sin que lo parezca (una historia que le ha ocurrido a otro…)

En un tren una mujer mayor adornada con joyas no consigue conectar sus auriculares al canal por el que emiten la película. Aunque el viajero de al lado permanece absorto en el trabajo, la mujer comienza a dejar oír sus comentarios y a retransmitir sus dificultades. El viajero opta por solucionarle el problema a la mujer para dejar de oírla. Al no pedir la ayuda dirigiéndose al viajero, y hacerlo mediante comentarios sin destinatario aparente, ella crea la ficción de una cortesía que se le presta de manera espontánea. La misma con la que al iniciar el trayecto el viajero había subido la pesadísima maleta de la señora al compartimento de equipajes. Como sospechaba el viajero antes de ponerse a la tarea, en realidad al sistema de sonido del tren no le pasa nada, funciona perfectamente. Acaba teniendo que conectar sus propios auriculares para tratar de regular el sonido al gusto de la señora. Cuando cree haberlo conseguido pasa los auriculares a la señora en el mismo momento en el que el interventor del tren atraviesa el pasillo activando de nuevo el resorte de la demanda. La señora solicita al revisor una ayuda que ya le había sido concedida y el revisor procede del mismo modo subiendo el volumen de los auriculares. La mujer agradece al revisor su ayuda indicándole que no habían sido capaces de dar con la solución, incluyendo al viajero en el pelotón de la torpeza. El revisor se marcha con una amable sonrisa satisfecho por el deber cumplido. Por supuesto, la señora no tarda ni cinco minutos en quedarse dormida después de haber puesto a trabajar a los varones que ha encontrado a su alrededor y de haber concedido el premio de su satisfacción al que iba de uniforme. El viajero vuelve a su trabajo pensando que no valía la pena prestar ayuda y en cierto grado atrapado por la curiosa trampa para caballeros de la señora. Es cierto que la dificultad de la mujer ajena al manejo de estos aparatos podría justificar su demanda, pero en ella había implícita una duda sobre la eficacia de la propia ayuda, una puesta a prueba, un torneo…

This entry was posted on Sábado, noviembre 17th, 2012 and is filed under Avistamientos. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Permitir contestación